Autor: german

Todo y nada

La luz se apaga
la lámpara se vacía
la energía se escapa
huye
viaja a distancias siderales
transformada en nada
conducida por el todo
que es nada también
la oscuridad
todo y nada
el espacio que es encerrado por cuatro paredes
es todo y nada
un techo que se disemina
caen partículas sobre mí
hay estrellas nuevas
y no me avisaron
porque soy todo y nada para mí
mi todo
y mi nada
nada más.

Homenaje a la distancia

Es hora de conducir al viajero por el espacio
en homenaje a la distancia
o matar con un último respiro a la geografía del tiempo.
Desearía tener ojos en vez de manos para hablar mirándome a los ojos
pero hablo como un experto detector de urgencia.
De las enfermedades más frecuentes aún reina la peor,
la que provoca ataques en el cuerpo es el amor
tránsito protagonista entre el corte y la herida que no cierra.

Visibilidad Máxima

Siento algo semejante a la urgencia
que tienen las ruedas de los automóviles:
giran rápidamente para llegar a nuevos sitios
pero en realidad están siempre bajo el mismo vehículo.
Ver hacia afuera y nunca hacia adentro:
los ojos nos acercan a lo que nos aleja
y nos separan de nosotros mismos.
Cuando para cada uno haya un espejo
Que nos indique el camino mientras caminamos
descubriremos que la distancia nunca es
más que la separación que existe entre nosotros
y nuestra visibilidad máxima.
La próxima vez que baje de un automóvil
saludaré a las ruedas

She likes to dance Vol.2

El último lanzamiento de El Flying Monkey corre a cargo de Spacetrilla (Diego García Esquivel  / San Luis de Potosí, México) y se titula She likes to dance Vol.2 (ELFM039), es la segunda entrega de la serie She likes to Dance (el Vol. 1 también publicado por El Flying Monkey – ELFM038).

A la hora de etiquetar siempre cualquier etiqueta se queda corta: ¿Juke? ¿Footwork? ¿Future Bass? ¿Pero cómo suena lo que se encasilla en estos términos? Personalmente me gustó la propia etiqueta que utilizó el sello para poner este lanzamiento dentro de un lugar del espacio sonoro: Future shit, y del bueno, condensado en menos de 20 minutos, casi mejor que sea corto, porque como decía el famoso alquimista Paracelso, el veneno está en la dosis. Intentaré embarcarme en la no fácil tarea de describir con palabras la montaña rusa de sensaciones a la que me ha sometido este trabajo al escucharlo a un volumen considerable.

El EP abre con el track que se podría identificar como corte: Gurl Hit The Ground, la versión original de Spacetrilla, pista en la que una sucesión de espaciales samples vocales reverberan entre un torrente de kicks, snares y percusiones sintéticas navegando juntos sobre un acolchado mar de sustain a una incontable cantidad de beats por minuto, listo para destrozar cualquier track analysis.

Luego aparece el remix de Weed Konducta, que arranca casi como una extensión del track de Spacetrilla pero que a mitad de la pista descarta algunos elementos de la mezcla original añadiendo un ambiente más galáctico y una pincelada de eclecticismo al track.

En una línea un poco más orgánica dentro de la síntesis, aparece el track U Are My Fire Emoji (Original mix) bajando un poco la velocidad a la que venían los temas anteriores (aunque sin escatimar en beats), en el que aparecen desde el fondo unos sintes estridentes que se cuelan hasta tener una presencia ineludible entre melodías simples con sonidos pop (casi acuáticos pero siempre ligados a un terreno) brindándonos insospechadas imágenes de tropicales horizontes vectoriales, muy bien representadas por las portadas de ambos volúmenes.

El remix de MATE de U Are My Fire Emoji vuelve a la carga con una intensa galopada de beats con cataratas de claps casi metálicos que superan nuevamente la barrera de las 150bpm, cuenta con líneas melódicas retrofuturistas que se repiten incansablemente para romper como olas en cortes que nos devuelven a la sonoridad del presente, aunque aún no sabemos si nos encontramos en 2016 o a mediados de unos imaginarios e inexistentes años 80’s .

Cerrando el trabajo de Spacetrilla se encuentra el tema She Takes Me, que llega como desde el fondo de un pantano, con unos paneos brillantes muy psicodélicos, para luego ir orientándose entre vocoders, slices, glitches y samples en un future bass más cercano a un house poco habitual. Avanza desencajado bien deep y se abre paso en la pista de baile generando confusión, pero siempre bailable.

El cover art de ambos volúmenes está a cargo del artista (también mexicano) Bore Uno quien supo plasmar a la perfección el universo auditivo del EP en una imagen gráfica más que interesante. (insertar enlace http://www.boreh.tumblr.com/)

Experimental , arriesgado aunque pegadizo, el trabajo de Spacetrilla, Weed Konducta y MATE es bien representativo de una escena mexicana creciente sin complejos que no conoce los límites y que va incorporando nuevas y múltiples sonoridades el espectro musical latinoamericano. Nos queda en el tintero descubrir quien es “She”, la que le gusta bailar y el emoji incandescente que le arrebata el alma.

El Flying Monkey viene acumulando desde finales de 2009 un extenso catálogo de cuidadas piezas, curado por Pablo Baraybar “Payo” desde Caracas, Venezuela y cuenta con trabajos de artistas como Deltatron, Canibal Negro, El $abor, Tropikore, Villa Victoria Sound System, sólo por mencionar algunas de los productores que forman parte de este sello.

http://www.elflyingmonkey.com/
http://elfmrecords.bandcamp.com/

I Have Problemas

I Have Prøblemas – Internet Theater

El impacto de la cibercultura de fin de milenio en el imaginario artístico actual y su comportamiento socio-cultural en las redes.

Samples low-bit y sonidos de consolas portátiles, de videojuegos arcade, de computadoras hogareñas de primera generación, se entrecruzan con bonitos arpegios y sonidos de candombe, de repique, de aire rioplatense y de bandoneón, para dar lugar a una banda sonora de una realidad aumentada por las redes sociales y la Internet en general.
. * Intro *
El candombe abarca tanto la música como la danza derivadas de la tradición africana, y se considera un aspecto importante de la cultura de Uruguay. Tradicionalmente, se ejecuta con tres tambores diferentes: piano, chico y repique, cada uno tiene un ritmo distinto. I Have Prøblemas rescata este género tradicional para tomarlo como punto de partida de un viaje interestelar por el espacio-tiempo, a modo flujo de datos limitado. Prepara la cinta magnética de tu C64, que vamos a despegar hacia un viaje retrobit.
. * Prólogo *
La música te transporta a lugares insospechados. Realidad y fantasía se mezclan, algo está perdido por ahí, y eso me hace dudar si estoy viéndolo o soñándolo; o si es una memoria implantada o un sueño lúcido que integra partes de la realidad y viceversa.
Tal vez, una obra teatral onírica donde aparecen muchos personajes y actores, todos mezclados, pero compartiendo diversos roles de este guion, con argumento de ficción retro-futurista vaporwave, algo así como un show de hiper-surrealismo, con soundtrack a cargo de I Have Prøblemas.
. * ¿Qué es I Have Prøblemas? *
Una especie de inteligencia artificial (en adelante AI) que se genera a partir de la fusión de 3 personajes (tan reales como imaginarios), coincidentemente inmigrantes todos ellos, que toma forma en un proyecto audiovisual guiado espiritualmente por el alma cibernética Nøva Quirøga, una chica de Montevideo residente en New York que se asoció con 2G1B (Two Games One Boy), artista argentino dedicado al chiptune residente en Madrid, y el guitarrista venezolano Fernando Ochoa.
“El álbum cuenta con cinco temas que toman como base narradora la raíz del candombe, y pasando por la licuadora cyber espacio se ha creado un universo y una atmósfera en donde la nostalgia, las migraciones, el baile, las computadoras y las relaciones humanas en las redes sociales son protagonistas”. —Declara la AI de IHP en su nota de prensa.
Los miembros de I Have Prøblemas piensan que vivimos en dos esferas existenciales diferentes: la realidad y la red. Algunas personas “pretenden” en las plataformas digitales, basándose en la creencia cyberpunk de los 90´as que profesa “puedes ser lo que quieras en el cableado”. La red se convierte en el escenario ideal para que los alter-egos deambulen como actores e inmigrantes errantes, en búsqueda de almas solitarias que quieran ejercer de audiencia.
A partir de esta concepción de la red, I Have Prøblemas alumbra esta obra en 5 actos titulada “Internet Theatre”, que nos ofrece la oportunidad de experimentar una aventura imaginada, como una realidad implantada o falsa realidad. Como esa película con Bruce Willis donde la gente se recuesta sobre una camilla para vivir vidas virtuales con otros cuerpos, pero en este caso, sin necesidad de cuerpos físicos, sino vidas virtuales compuestas por puros bits. La ventaja del bit es que puede tomar casi cualquier forma, incluyendo las formas visuales y sonoras. Desde Cronenberg a Philip K. Dick, todo vale.
. Acto 1. * Cyber Candømbe *
Sin duda se trata de un tema de apertura. En este caso, es la apertura del disco, pero podría ser el “extended play” de la apertura de cualquier cosa, de una película o de una serie de TV de ciberespionaje charrúa, por ejemplo, y podría escucharla incansables veces con mucho gusto. Esa es la magia que tiene que tener un tema de apertura, resultar emblemático y pegadizo al mismo tiempo. A todo ritmo.
“Esta canciøn naciø escuchandø a Eduardo Mateo, se puede escuchar su vøz gritandø “Candømbe!”, sampleada de la canción “El Candømbe de Ana”. Hemøs usadø ruidø de una C64 para hacer las percusiønes y las arps de las melødías. Hemøs llamadø a Alexander Fernandez para que haga unøs arregløs de Bandøneøn para darle ese aire riøplatense a la canción. También trabajamøs cøn un sampler Akai 3000xl para las Arp Pitch Vøices que aparecen en la mitad del track”. —Nos cuenta IHP
. Acto 2. * Brøøklyn, Uruguay *
Es en este tema donde empieza a desarrollarse la trama de la obra. Arranca optimista y llevadero, es como para escucharlo al sol pero con lentes negros, igual paseando cerca de una playita o en la costanera, que en unas callecitas angostas de Madrid ¿por qué no? El localizador está apagado y la desconexión genera cierta melancolía y desconcierto ¿Estamos en Brooklyn o en Tacuarembó, en Lavapiés o en Punta del Diablo? Pero la esencia nunca se pierde, ya que tiene certeros rasgos de canción popular rioplatense.
“Purø sønidø nøstálgicø, esta canciøn mezcla sonidøs de NYC y del Uruguay rememørandø la infancia de Nøva Quirøga. El sølø de la C64 con pulse width mødulatiøn tøcadø a manø bailandø juntø a la melødía de la guitarra, es una de nuestras partes favøritas del discø” —confirma IHP.
. Acto 3. * Unbørdered *
Es el nudo sonoro de la historia, y justamente habla de inmigración / emigración (nunca sabré cuál de los dos términos es el que se debe aplicar correctamente, supongo que depende del lado en el que estés). Huele a problemas, o más bien a situaciones complejas, a vísperas de persecución, a rechazos y desengaños. Botijas y gurises al exilio se dan fuga en Boings 747, haciendo escala en São Paulo. No mires atrás, sólo hacia adelante, no sabes lo que te espera en la gran ciudad, aunque de fondo la melodía lleva ciertos matices campestres. La guitarra tiene más presencia, sale como desde el fondo de un rancho donde suena un folklore criollo, pero rápidamente pasa un coche con las ventanillas abiertas desde dónde suena un sistema Hi-Fi con Extra Bass y se reconvierte en un éxito ochentoso que recuerda a cabelleras peinadas al brushing, hombreras y leggins flúo. Los leads son un poco más ácidos y agresivos, en clave electro, al igual que la guitarra, que vibra algo de glam rock en forma de sudor latinjazzeado. Codo fuera de la ventanilla, mascando chicle y vincha flameando al viento.
“Sømøs inmigrantes, nø nøs gustan las frønteras demasiadø… Las vøces sampleadas de la deep yøutube søn de inmigrantes latinøs intentandø cruzar el desiertø hacia USA. Usamøs C64 con Mssiah para la línea de bajø acid //heart emøticøn//. El sølø de guitarra es el mejør del álbum,… desiertø, latinø, andinø, desenfadado, tødø en unø!
Para las guitarras distørsiønadas usamos un Russian Big Muff Pi, PØWEEER!!!. Las vøces sintetizadas vienen de un Plogue Art et Technologie ChipSpeech //heart emøticøn//”
. Acto 4. * Internet Theater *
Este viene a ser como el “main theme” y es pura acción, el momento crucial del arcade, la pantalla final, el último nivel, donde se desenmascara toda la trama de la historia, con la aparición al completo del personaje / héroe que se descubre a sí mismo, con guitarras triunfalistas sobre bajos gomosos, y esos pads con toques espaciados tan bien puestos. La realidad y la ficción juegan a ser elementos de un mismo escenario para el desenlace de la obra teatral que da sentido a esta reseña. Los personajes se desdoblan a partir de synth voices que van apareciendo arriba de los repiqueteos recortados, y a medida que avanzamos unas señales sonoras nos van marcando los “logros” —achievements para los gamers— que vamos alcanzando, y así hasta lo que parece ser el final donde todo se descubre. Pero, ¿de qué se trata?
“Internet Theater, Check my Facebøøk Prøfile!” dice nuestra Synth Vøice amiga. La clave de esta canciøn fueron los drum løøps de Candømbe chøppeadøs y luegø los pads de C64 //heart emøticøn// Estuvimøs cømpøniendø las guitrras durante muuuchøs días y ha sidø de lø más durø!!
. Acto 5. * Søla en Eurøpa *
Todo está resuelto, pero no sabemos cómo continuará. Luego de toda la operación exitosa aparece un clima más reflexivo que apunta hacia lo que vendrá, nos encontramos con ciertos momentos de decodificación de data, unas backing vocals que se vienen al frente tararean algo de misterio a la vez que esperanza.
“Es un Candømbe lentø y dubbeadø, aquí Charløtte Astier canta junto al ChipSpeech Plogue Art et Technologie, estamøs enamoradas de este dúø!!! Aunque esta triste canciøn nøs recuerda cuandø Nøva Quirøga se ha sentidø søla en Eurøpa y lø únicø que deseaba era abrazar cøn tødas sus fuerzas a su Commodore 64” — rememora la inteligencia artificial de I Have Prøblemas
//sadface emøticøn//
. * Epílogo *
No me cabe duda de que a partir de este EP puedan ser tan capaces de disfrutar de los grandes del canbombe tradicional y contemporáneo del Uruguay como de los clásicos retro vaporwave / synthwave y de las bandas de sonido sci-fi, al mismo tiempo de que las características bandas sonoras de los videojuegos y del más fino pop de los ’80, desde un nuevo filtro estereoscópico.
Queda abierta una puerta para la secuela, una nueva esperanza para el meta candombe, donde la continuación de la figura del héroe se propaga por cada nodo de la red en una secuencia infinita a 56kbps, reestableciendo una memoria colectiva con cierto sentimiento artificial de bienestar que alguna vez fue reseteada. Reestructuración, introducción de diferentes cadenas de caracteres en formato de password, luces que se encienden y se apagan, suena una alarma, puede ser por el condensador de flujos, se escucha el sonido de una máquina de humo y pum! < 1985 / 1999 >. Viaje en el tiempo hasta la actualidad, me cortaron la Internet por una incidencia en el cobro de la factura. Si quiere pagar con tarjeta de crédito presione 1, para cualquier otra consulta espere. Al fin pude terminar esta reseña. Fin de la obra. Fin del sueño.
//sadface emøticøn//
Pero… ¿es un sueño o un recuerdo, o una falsa memoria? No tengo claro, si ese antiguo deja vu es un anhelo o un recuerdo suprimido… pero al final, también puedo recomponerlo todo y convertirlo en realidad a punta de Google, Photoshop y Bandcamp.
. * Reparto *
INTERNET THEATER es el EP debut de I Have Prøblemas.
Publicado en Noviembre del 2017 por Flying Monkey Records (Miami).
– Nøva Quirøga: Cømpøser and Producer, keys, Spiritual Guide.
– 2.G.1.B: Cømmødøre 64, Percussiøn and Drum Prøgramming, Sampling.
– Fernando Ochoa: Guitars.
– Charlotte Astier: Vøcals in “Søla en Eurøpa”
– Alexander Fernandez: Keys arrangements in “Cyber Candømbe”.
Grabado y mezclado en Chip Lab Studios por Pablo De La Huerga, Ivan Taboada y Julian Carrara http://chiplabstudio.com | www.facebook.com/chiplabstudio/
Master @ Camaron Brujo Buenos Aires por Nahuel Berneri www.camaronbrujomusica.com
Artwørk por Kaeru www.kaeru.com.ar

. * Extralife *
Hay una escena girando en mi cabeza: es un Marty McFly lisérgico con síndrome de Diógenes viajando a los años 2017-1999-1985 intermitentemente, con el DeLorean repleto de todo tipo de aparatos tecnológicos de las diferentes épocas, como si se tratase de un chatarrero del espacio-tiempo cyber punk aterrizando en pleno Parque Rodó; pero de repente todo se transforma y aparece reconvertido en Hackerman junto a Kung Fury que le dice “is hacking time”, mientras piden una Pilsen, inexplicablemente, con un chivito “vegetariano” (?!?), en un puesto de comida callejero en Coney Island. Paga la cuenta con un billete de 100.000 bolívares, levanta la vista y justo detrás, en la pared, hay un cartel electoral animado en un plasma, de quien estoy convencido que es Donald Trump, pero en realidad no es más que el mismísimo Max Headroom que repite en loop la frase: “Síganme, no los voy a defraudar”. WTF
Cambio de plano, aparece Rubén Rada que viene a ser como un latin dealer amable, juguetón y sonriente aunque no menos bravo, llevando puesta una camisa hawaiiana celeste con flores blancas. Está comiendo en el Mercado del Puerto con su botella de medio y medio. De fondo suena un cybercandøme bien piola que arranca con todo, que parece el tema de apertura de una película o una serie de TV charrúa y bla bla… y el negro mueve la cabeza al ritmo de la música, pero sabe que en cualquier momento aparecerá The Indian Chuck Norris para ajusticiarlo, o bien podría ser The Indian Thriller (pero esa es otra historia). Mientras tanto, en otra parte de Montevideo vemos al Agente 86 junto a la 99 que van en búsqueda de unos proxenetas argentinos interpretados por Olmedo y Porcel, tomándose unos mates espumosos por la 18 de julio. Pero al final se pierden en la feria de Tristán Narvaja buscando unas Commodore 64C o una SID 8580 de segundamano, donde se encuentra camouflado el Agente 13, quien tiene un plan para cruzar a Buenos Aires en la Cacciola, pero Leonardo Di Caprio le insiste en llegar a la playa perfecta: Cabo Polonio.
David Hasselhoff también debería estar allí, pero no está presente físicamente, sino que es reinterpretado por otros personajes en sus dos memorables papeles: el de Baywatch con los slips rojos es Fatorusso surfeando en una playa de Rocha, se percibe que tiene el anhelo de crear un nuevo género como un “candombe-surf” o algo así; el del agente Michael Knight lo reinterpreta Berugo Carámbula joven, que va haciendo deducciones sobre posibles pistas con su coche fantástico (el 3 por el 2, el 5 por el 8) a las que, en cada coincidencia, la AI de KITT las ilustra con dos logos de Alcoyana (?). Ambos son perseguidos desde Piriápolis por un Don Johnson pixelado que conduce la Ferrari pixelada del Out Run, cambiando las estaciones de radio mientras conduce, pasando por medio de unos campos virtuales donde pastan ovejas eléctricas, mientras recibe un mensaje en su Motorola plegable que dice: Machete don’t txt
//smile emøticøn//
. * Shoot Again * Mr Jackpot says Hellooooooooo! * Se va la penúltima! *
Para entender la Internet desde una perspectiva socio-cultural en relación a nuestro comportamiento e interacción, tanto con los otros como con la propia red, podemos remitirnos a la interpretación que ha hecho Ervin Goffman en “La presentación de la persona en la vida cotidiana” (1959) donde se refiere a la actuación de la persona como una “realización dramática”, ya que mientras el individuo se presenta frente a otros adopta una rol, esa vida cotidiana que hoy se “realiza” por internet, abre la puerta a un Teatro de la Innovación en Internet, como indica Bridgette Wessels, donde se presentan diferentes partes, como en el teatro, una audiencia, un escenario y unas bambalinas o backstage, en cada parte ejerce su rol un diferente grupo de actores sociales, esta metáfora del teatro ilustra la relación entre la producción y consumo de la innovación y el desarrollo de las nuevas (y no tan nuevas) tecnologías.
Más aún desde la aparición de las redes sociales, primero con los ya olvidados Myspace y Fotolog y en la actualidad con el Goliath de la F azul (a quien ya le llegará su David y no precisamente Hasselhoff) donde el interaccionismo del add, del request y del like representan diferentes recursos dramatúrgicos ya que se presentan como rutinas o pautas preestablecidas de acción y que a su vez, pueden ser presentadas o representadas múltiples veces al igual que en las actuaciones. “Me interesa”.
Pero, no todo es innovación, sino que también aparecen como flashbacks determinados loops y glitches que han interferido en estos procesos de creación antaño, y emergen desde el pasado en formatos novedosos, recuperando el lugar de privilegio que han sabido ocupara en otras décadas. Curiosamente, intercambiando opiniones con un amigo, el otro día él me decía “desde 1920 que no hay nada nuevo en el arte”, y ojo, que ya son casi 100 años de lo que hablamos. Pero por otra parte nos encontramos con la afirmación “Todo es un Remix” este servidor ya lo había mencionado en alguna otra reseña, pero aquí viene bastante al caso, incluso, hasta las obras que creemos que son remix de algunas otras, éstas no dejan de ser remix de ideas literarias o filosóficas de Borges, Asimov, Freud oNietzche… qué más da de quién? de Jesús, Hermes o Platón… quienes incluso han remixado pensamientos y creencias anteriores de antiguos egipcios, caldeos, sumerios, atlantes… y así hasta los dinosaurios, WTF.
En las diversas obras en la actualidad, como por ejemplo, más recientemente en el extraño caso de Stranger Things, dónde para muchos lo bueno está en el remix, y para otros lo bueno radica en el homenaje a la pieza original, en el volver a traerla al presente y mostrarla insuperable, pero ambas opciones son igual de válidas y disfrutables finalmente, tanto para unos como para otros.
Incluso los proyectos artísticos, ya sean a nivel música, pintura, literatura, cine… luego de deambular por estados inciertos de la creatividad muchas veces retornan a sus orígenes para encontrarse con el gen inicial y remixarlo.
Mientras nos acercamos a la franja de los 30 ~ 40 años dónde tenemos completa capacidad de asimilación y de identificación de diversos mensajes encriptados que nos han ido implantando en las tempranas edades de nuestras vidas, vamos adquiriendo una capacidad especial de goce y disfrute por aquellas cosas, hechos, actos, obras, etc. que no acabábamos de entender al completo en aquellos años. Esta es la chispa principal del efecto retro, de la moda vintage, del apreciar lo viejuno y darle un valor añadido a cualquier cosa que terminamos de entender durante nuestra adultez. Asimismo, el idealizar lo que nos han contado, que no hemos podido vivenciar, nuestros hermanos, primos o tíos, nuestros padres o nuestras abuelas. Y así se genera un loop cultural generacional que nos retrotrae quién sabe hasta dónde, quién sabe si tiene un fin conocido o es totalmente imaginado todo, incluso este mundo, y por qué no, el universo.
* FIN *

Publicado originalmente en Cassette Blog, mayo 2018

Más civismo = Masivismo

Parece mentira que los gobiernos de las ciudades desarrolladas gasten el dinero de los ciudadanos para hacer campañas acerca del civismo/incivismo. ¿De qué se trata esta nueva ficción? ¿Otro abuso del poder mediático para manipular las mentes de los transeúntes? Lo peor del caso, es que los vecinos de los barrios se sumen a estas campañas colgando carteles desde sus balcones con leyendas del tipo ¿Ruido es incivismo? o ¿Respeten el descanso de los vecinos? ¿Acaso no somos todos vecinos? O pancartas como ¿Más seguridad, menos ruido? ¿De qué tipo de seguridad hablan? El tema de la seguridad es un mundo aparte. Además de vendernos inseguridad en cada esquina, como una estrategia para mantenernos aislados, en nuestras casas, mirando la TV, nos dicen qué es lo que tenemos que hacer y cómo. Si la gente pide seguridad, creo que debe ser ese tipo de seguridad que uno necesita como persona, esa seguridad que te puede brindar un psicólogo con una visita semanal, en el peor de los casos. Tal vez los incívicos deberíamos deambular por las noches con camisetas que pongan ¿Respeten la alegría de los vecinos? o ¿No queremos leer tus valores publicitarios? o ¿El ruido es salud para los oídos y nos hace vivos?…

Volviendo al tema del civismo/incivismoâ: ¿Qué es el civismo? ¿El comportamiento masivo? Ser parte de un gran rebaño, que cruza las calles por las esquinas y sube y baja de las escaleras mecánicas por el mismo lado, que mira las vidrieras al mismo tiempo, que lee los anuncios publicitarios que nos invaden en todo momento. Ser parte de un rebaño que estudia en las universidades para graduarse en una camada de profesionales exactamente iguales, que compra la ropa en las mismas tiendas, que va a ver las mismas películas en los mismos multicines de moda, que se peina de la misma manera, que lee los mismos periódicos gratuitos que nos distraen de la realidad que se puede palpar. Ser parte del rebaño que festeja cuando hay que festejar y que descansa cuando hay que descansar. Civismo es aceptar ser parte de un cardumen de personas vacías, planas, inhumanas, que responden a los parámetros de lo que está bien y de lo que está mal, que responden a los mismos estímulos, a las mismas reacciones, a las mismas consignas.

Ser cívico es ser reaccionario, esperar al incívico para tildarlo de diferente, de precario, de inconsciente y hasta de animal. ¿Es que la gente cívica no sabe que el ser humano es aún animal? ¿A dónde fue a parar el instinto, el temperamento, la espontaneidad? ¿Acaso están guardados en las cajas fuertes del alma, aquellas que nos aprisionan y nos prometen el paraíso después de la muerte? ¿Esta gente conoce la emoción? ¿Conoce verdaderamente el peligro, la aventura, la felicidad, el amor? ¿O sólo viven a partir del leve nocionismo que nos proporcionan los dictadores morales? Finalmente, descubrimos que los cívicos terminan siendo los que se masturban frente al televisor o la internet consumiendo pornografía barata, son los que cooperan con la pobreza y la marginalidad, son los que guardan, los que almacenan, los que cuidan, los que opinan, los que juzgan, los que se autoaprisionan, los que reducen, los que se aseguran, los que mueren pronto, a cada instante.

Imaginemos por un momento un mundo donde las bicicletas circulan en sentido contrario y por las aceras, donde se saltan los controles de los trenes, donde se cruzan las calles por cualquier parte, donde los coches se tocan bocina, donde la gente se habla en vez de ignorarse, donde se responde a los estímulos con alegría, sin multas ni sanciones, donde cada uno es responsable de su persona sin tener que ver patrullar intermitentemente a señores con pistolas y walkie-talkiesâ: ¿sería esto un caos o un escenario donde se representa la libertad?

Publicado en Indymedia, nov. 2005

Sígueme en estas redes

2022 · Germán de Souza